Labilidad Emocional, todo lo que debes saber

 

Quizás en alguna ocasión hayas experimentado cambios repentinos en tu estado de ánimo y no sabes muy bien porqué.

En el Blog de hoy, profundizaremos un poco más acerca de este fenómeno, las causas que lo pueden provocar, sus síntomas más comunes y las posibles consecuencias para las personas que lo sufren. Finalmente, propondremos 5 consejos para mejorar la calidad de vida de las personas que experimentan labilidad emocional.

¿Qué es la Labilidad Emocional?

La labilidad o inestabilidad emocional se refiere a la tendencia de una persona a experimentar cambios emocionales repentinos e intensos.

Estos cambios pueden incluir transiciones entre la felicidad y la tristeza, la ira y la calma, u otros estados emocionales aparentemente opuestos.

Generalmente la labilidad emocional se asocia con patologías como el trastorno bipolar o trastorno depresivo mayor, pero en ocasiones, pueden aparecer como consecuencia de experimentar cambios emocionales rápidos debido al estrés.

 

Hombre jugando al típico juego de jenga

 

Si estos temas te interesan seguro que también podrían interesarte estos artículos:

  1. Dependencia emocional, ¿Qué es y como superarla?
  2. Inteligencia emocional, ¿has sufrido un secuestro emocional?

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la inestabilidad emocional?

Los síntomas más comunes de labilidad emocional pueden ser:

  • Llanto fácil y que se produce sin un claro desencadenante.
  • Sensación de irritabilidad muy intensa y que a menudo suele ser incontrolable.
  • Dificultades para conciliar el sueño durante la noche
  • Inseguridad a la hora de tomar decisiones sencillas
  • Poca tolerancia a la frustración
  • Periodos de tristeza y abatimiento mezclados con periodos de estados de euforia
  • Baja autoestima e inseguridad

 

Mujer frente a un espejo, el reflejo se ve alterado y ella tranquila.

 

¿Cuáles son las posibles causas de experimentar labilidad emocional?

La inestabilidad emocional puede tener diversas causas y estar asociada a condiciones médicas, trastornos neurológicos o psicológicos o a situaciones estresantes. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Trastornos del estado de ánimo como el trastorno bipolar o el trastorno límite de la personalidad (TLP). Estas patologías a menudo presentan estados emociones inestables y cambiantes.
  • Trastornos de ansiedad. Los trastornos de ansiedad así como la sintomatología asociada, suele contribuir a cambios en la regulación emocional.
  • Trastornos neurológicos. Algunas condiciones neurológicas como esclerosis múltiple, traumatismos craneales o accidentes cardiovasculares, pueden afectar a la regulación emocional.
  • Cambios hormonales. A menudo, los cambios hormonales que se producen durante la menopausia, pubertad o el embarazo, pueden producir que seamos más propensos a experimentar cambios en nuestro estado de ánimo.
  • Consumo de sustancias.El abuso de sustancias como el alcohol y el tabaco, pueden afectar incrementando la inestabilidad emocional.
  • Experiencias traumáticas o estresantes. Experiencias traumáticas pasadas, estrés crónico o situaciones excesivamente estresantes, pueden desencadenar labilidad emocional.

Las causas mencionadas anteriormente, son algunas de las más recurrentes pero existen muchas otras.

La labilidad emocional no siempre es sinónimo de patología y puede ser una respuesta temporal a situaciones específicas. Sin embargo, cuando la labilidad emocional es persistente, intensa y afecta negativamente la calidad de vida de una persona, se recomienda buscar la evaluación y orientación de un profesional de la salud mental.

 

Barquillos de postre amontonados unos encima de otros.

 

Consecuencias de la inestabilidad emocional

Las consecuencias que provoca la labilidad emocional pueden ser diversas:desde problemas en las relaciones interpersonales como problemas a nivel personal.

Las consecuencias variarán en función de la intensidad y la frecuencia de los cambios emocionales. Algunas de las consecuencias más comunes pueden ser:

  • Dificultades en las relaciones interpersonales. Experimentar labilidad emocional a menudo puede dificultar mantener y establecer relaciones estables. Estos cambios emocionales pueden provocar incomprensión y falta de apoyo.
  • Conflictos en el área laboral o académica. Las fluctuaciones emocionales pueden interferir directamente sobre el rendimiento en el trabajo o en el ámbito académico, influyendo así sobre la concentración y la productividad.
  • Problemas de salud mental. Experimentar inestabilidad emocional podría influir en la aparición de patologías como el trastorno bipolar o el trastorno límite de la personalidad.
  • Aislamiento social. Debido a la falta de incomprensión y apoyo, las personas que experimentan labilidad emocional suelen optar por aislarse socialmente del resto y evitar, en la medida de lo posible, las situaciones sociales.
  • Dificultades para manejar situaciones estresantes. A menudo, experimentar inestabilidad emocional, influye en las estrategias de afrontamiento y pueden verse inmersos en conductas de evitación e huida constante.
  • Baja autoestima y autoconcepto. Los cambios emocionales constantes pueden afectar al desarrollo de la autoestima de una persona. A menudo, esta inestabilidad provoca sentimientos de inseguridad y falta de confianza en uno mismo.

 

Dos torres una irregular y otra un cilindro perfecto, ambas con un hombre encima.

 

5 Consejos para personas que experimentan labilidad emocional

Una vez hemos identificado las posibles causas, consecuencias y conocemos un poco más qué es la labilidad emocional, el siguiente paso es conocer cómo podemos actuar para poder mejorar nuestra calidad de vida.

A continuación, te exponemos algunas pautas que pueden ser de gran ayuda:

  • Practicar la atención plena o mindfulness. La practica regular de la atención plena o mindfulness puede ayudarte a desarrollar habilidades para manejar las emociones intensas y/o desagradables.
  • Aprender sobre las emociones, factores desencadenantes y patrones de conducta. La comprensión de las propias emociones y de cómo solemos reaccionar ante distintos acontecimientos, es una pieza fundamental en el tratamiento.
  • Acudir a terapia psicológica. Los profesionales de la salud mental pueden ayudarte a comprender y abordar las causas de la labilidad emocional, además de brindarte apoyo y seguridad.
  • Cuida tu salud física. Practicar ejercicio físico con regularidad junto con una dieta equilibrada y descanso de calidad, puede tener un impacto muy positivo sobre tu bienestar emocional.
  • Apoyo social. Buscar apoyo en amigos, familiares u otras redes de apoyo puede ayudarte a sentirte comprendido.

AD Psicología Valencia